Parroquia verde

Por tercer año consecutivo queremos contar contigo, pedimos tu ayuda, necesitamos tus manos para convertir nuestras parroquias en espacios más agradables y eficientes para el uso y bienestar de toda la diócesis.

No es sólo limpieza, o poner un poco de orden, es más que eso. Es un servicio a la comunidad a través del cual vamos a acondicionar áreas de nuestros templos que están en condiciones no aptas para su uso, para convertirlas en algo útil; tratando de transformarlos de una manera más amigable al medioambiente, más verde, más ecológica. Los jóvenes demandamos actualmente líneas concretas de acción que frenen el deterioro del planeta, proponemos y queremos hacer verdad  nuestras ideas, con ellas queremos cambiar el curso que hemos dado a la historia en los dos siglos y poco que llevamos de industrialización. Pero unos cuantos no podemos, lo tenemos que hacer entre todos.

La Iglesia no es indiferente a la situación que vivimos y la amenaza que representa el actual estado del planeta.  Por eso te proponemos este campo de trabajo desde el 28 de junio hasta el 09 de julio (de lunes a viernes) de 08.30h., en la Catedral María Inmaculada. A las mañanas tendremos las tareas de reforma y una tarde de la semana compartiremos en grupo de manera dinámica y divertida (incluye pizza). Eso dará juego a que escuchemos nuevas ideas que vayan surgiendo sobre la marcha de cómo mejorar. Necesitamos tu conocimiento, tu talento y sobre todo tu trabajo para lograr este sueño.

Este voluntariado es un pequeño gesto, que puede tener un gran impacto social en la ciudad y en la conciencia de los ciudadanos, creyentes o no; anímate a dar el primer paso. Lo haremos desde el amor, por el sentimiento de hermandad que nos une con los que están a nuestro alrededor. Es prudente actualmente donde respiramos tanto la cultura individualista y del descarte, que hagamos algo por nosotros pero también por las generaciones futuras. Queremos sembrar bienestar y esperanza. El planeta es la casa común de todos y es nuestra responsabilidad cuidarla y hacerla un lugar más saludable para las futuras generaciones. Compartimos contigo algunas frases del Papa Francisco sobre este tema en la Carta Encíclica Laudato Si’ sobre el Cuidado de la Casa Común:

53. Pero estamos llamados a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud.

206. Un cambio en los estilos de vida podría llegar a ejercer una sana presión sobre los que tienen poder político, económico y social.

212. No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman un bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente. Además, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo.

Los templos de Vitoria gozan de antiguedad y enorme valor. Algunos son un verdadero espectáculo desde la óptica de la arquitectura y te llevan a un viaje apasiónate en el tiempo que te transporta hasta las vertebras de la cultura e historia vitorianas. Convertirlo en verde de seguro que te va a resultar toda una aventura.

El voluntariado es gratuito, y puedes inscribirte hasta el día 26 de junio enviando un correo con tus datos a delegacionjovenes@diocesisvitoria.org o llamando al 674 747 270. 

Yasel Fermín

Delegada de Pastoral con Jóvenes

09 de junio de 2021

Tags:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X